miércoles, 22 de junio de 2011

Juicio a John Galliano: sin veredicto hasta septiembre

22 de junio, Francia. John Galliano en la corte de París.
Foto AP

Hoy comenzó el juicio a John Galliano, ex diseñador de Dior, acusado de manifestar insultos antisemitas y racistas a una pareja en el bar La Perle de París, en febrero pasado. Galliano, de 50 años, le habría dicho a Geraldine Bloch, “judía sucia”, y a su novio Philippe Virgitti, “bastardo asiático”. Además, se sumó la denuncia de Fatiha Oummedour, que lo acusó de haber manifestado una ofensa similar en el mismo bar (Galliano vive al lado del bar), en octubre de 2010.
El caso Galliano fue avivado cuando se dio a conocer un video donde se lo veía decir “Amo a Hitler”, mientras tomaba una copa en el mencionado bar, al tiempo que le decía a dos mujeres italianas que sus padres deberían haber sido “gaseados” en un campo de concentración nazi. Sin embargo, ninguna de estas dos mujeres presentaron cargos en la justicia.

Por el lado de la defensa de Galliano, su abogada Aurelien Hamelle dijo ayer al diario inglés The Telegraph, “una cosa obvia es que Galliano estaba enfermo” y que tenía una “adicción triple al alcohol, a la benzodiapezina (Valium) y a las pastillas para dormir”. Esto significa que estando en esas condiciones –tomando pastillas “como caramelos”-, es imposible que Galliano recuerde o se diera cuenta en ese momento de lo que decía y de la gravedad de sus agravios.
Por otra parte, el abogado de la querellante Geraldine Bloch, manifestó que su cliente sólo busca un euro (€1) simbólico por daños y perjuicios, y la publicación de la decisión de la corte en las revistas de moda Elle y Vogue así como en el diario francés Le Figaro. Por el contrario, su pareja sí requerirá una suma de dinero por entender que el señor Galliano no tiene códigos de honor y que la única manera de llegar a él es a través de su billetera.

Dicho esto, y contrariamente a las informaciones que ayer indicaban que el modisto no se presentaría porque sigue en rehabilitación, John Galliano apareció hoy en la cámara 17 del Tribunal de Primera Instancia del Palacio de Justicia de París.
El diseñador británico vestía un traje de tres piezas azul oscuro y un pañuelo en el cuello, su clásico bigote finito y su pelo largo lacio con tonos claros. Llamó la atención que no llevara puesto uno de sus típicos sombreros.

Comenzada la sesión, el presidente del Tribunal leyó los hechos ocurridos por los cuales ha sido denunciado el ex director creativo de Dior:
“El 24 de febrero en un lugar público se lo acusa de insultar a la señora Géraldine Bloch por sus orígenes, el hecho de que ella pertenezca o no pertenezca a una raza o grupo étnico, diciéndole “cara de judía sucia”…”
“En esa misma fecha también fue denunciado por Phillipe Virgitti, de 41 años, por decirle “Fucking bastardo asiático”.”

El Sr. Galliano enfrenta cargos por “injurias públicas basadas en el origen, la religión, la raza o la etnia”. Por su parte, el diseñador le dijo a la corte que no recuerda con claridad lo ocurrido el 24 de febrero, pero alega que él también recibió agresiones en su contra.
Galliano admitió su adicción a las drogas (pastillas) y al alcohol y confesó que la muerte de su padre lo afectó mucho. “Todavía estoy en recuperación pero me siento mucho mejor”, le dijo Galliano a la corte integrada por tres jueces.

Cuando le preguntaron cómo explica el hecho de no recordar nada acerca del incidente, Galliano respondió:
“Tengo una adicción triple, seguí un programa de rehabilitación, pasé dos meses en Arizona, todavía estoy en tratamiento y pasé dos meses en Suiza.”

Al referirse a su adicción al alcohol, Galliano señaló que después de tener grandes momentos de creatividad, se bloqueaba y que el alcohol lo ayudaba a salir de ese estado.

Galliano continuó declarando ante el jurado:

“Cuando ocurrió el crash financiero, yo tenía dos hijos. Uno era Dior, el otro era Galliano (en referencia a su propia marca).
Dior es una gran máquina y yo no quería perder Galliano. En este punto para que sobreviviera la casa Galliano, conocí muchos hombres de negocios y firmé muchas licencias.
Para que crecieran las colecciones de hombre, mujer, chicos, zapatos de niños y niñas, proyectos de perfumes, joyería, joyería fina, trajes de baño, ropa interior, y ropa de niños y niñas. La cantidad de trabajo creció muy rápido.”

Luego llegaría el turno de la denunciante Geraldine Bloch, quien confirmó que el diseñador le dijo “cara de judía sucia”. Bloch agregó que no era su intención que la cuestión tomara semejante atención de la prensa. “Simplemente pensé que no tenía otra opción”, señaló.

Es sorprendente la declaración de Phillipe Virgitti, -pareja de Bloch y también denunciante-, quien manifestó que no cree que Galliano sea antisemita sino que simplemente se encontraba ebrio en una pelea de bar. La pregunta entonces es, ¿por qué persigue una compensación económica de alrededor de €220,000 de parte de Galliano?

“Toda mi vida he peleado contra el prejuicio, siendo objeto de él también,” aseguró Galliano, y luego se disculpó por “toda la tristeza que este affair ha ocasionado.” A pesar de haber pedido perdón Galliano no admitió ser antisemita.

En el Tribunal también estuvieron presente los abogados de organizaciones de Derechos Humanos, en razón de demandantes civiles. Los letrados argumentaron que Galliano encaraba el juicio como parte su terapia y como un paso más hacia su recuperación. En este sentido, la única manera de asegurarse de que nunca más profiera un insulto como “Amo a Hitler” es castigarlo.

En otro momento de su declaración Galliano se manifestó muy abierto a la diversidad de culturas y contó que vivió con la tribu Masai, en África: “Soy apasionado y viajo por el mundo no sólo como turista sino para entender a las culturas… He vivido con la tribu Masai… Viajo por el mundo y lo traigo de vuelta a la manera de un libro de investigación que se convertiría en el punto de partida de una colección.”

Luego de un receso de 15 minutos, continúo el juicio.

 El fiscal le llamó la atención a Galliano por no admitir lo ocurrido y excusarse diciendo haber sido una “sombra”. Al mismo tiempo, el fiscal destacó el coraje del diseñador por haberse presentado ante la corte siendo que su presencia no era necesaria.
La defensa de Galliano leyó el informe médico acerca del estado de salud y las adicciones del diseñador y señaló que la policía no lo tuvo en cuenta. El informe afirma que Galliano se encontraba en un estado “compulsivo y sin control”.
La abogada de Galliano, Aurelien Hamelle dijo que dejaba a criterio de los testigos la decisión acerca de si el diseñador es antisemita o racista. Luego pasó a leer testimonios de sus amigos sobre cuán interesado estaba Galliano en conocer diferentes culturas.

Finalmente el juez levantó la sesión y dijo que el Tribunal volverá a reunirse el próximo 8 de septiembre. No hubo veredicto al día de hoy.


Fuentes: www.telegraph.co.uk; @GQfashion; @Shona_F24
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails