viernes, 3 de julio de 2009

Palpitando el estreno de Coco Avant Chanel - 2º Parte

En la entrada anterior conocimos detalles sobre la producción y realización de la película Coco Antes de Chanel, próxima a estrenarse en Buenos Aires en el mes de Agosto. Como les prometí ahora tenemos más información acerca de la música, el vestuario, la fotografía y otras perlitas de la realización del film más esperado por los fashionistas argentinos.

El trailer oficial de Coco Avant Chanel


VESTUARIO
Para crear el vestuario del período de la vida de Chanel presentado en la historia, la directora de la película Anne Fontaine acudió a Catherine Leterrier, quien ya ha demostrado su talento trabajando en la anterior película de Fontaine. Leterrier comenzó su carrera en la moda antes de entrar al mundo del cine y convertirse en una de las más buscadas de la industria en lo referido al diseño de vestuario.
“Todo el equipo se mantuvo firme en su decisión de no caer en las trampas de las imágenes, la representación de lo pintoresco, en particular donde los trajes estaban involucrados,” dijo Fontaine. “El propósito era no hacer una película sobre la historia de la moda,” relata Leterrier. “Ocasionalmente tuvimos que tomarnos libertades con el tiempo. Para encajar con el guión, el famoso sweater rayado de marinero usado por Chanel en las legendarias fotografías de 1930, aparece al principio de la película, en la escena donde Chanel camina en la playa con Boy y mira los sweaters de los pescadores cuando los dejan en las redes. En otro momento, Anna quería que yo imaginara cómo se le ocurrió a Chanel la mundialmente famosa cartera, y dibujé un monedero acolchado con la forma de una cartera, lo hice hacer en un viejo algodón de lona mechado en negro, de la manera en que solía hacerse la ropa de los campesinos, como si la Coco joven lo hubiera realizado con un remanente que le dieron sus tías.”

Un elemento clave del diseño del vestuario fue mostrar las influencias que delinearon el estilo Chanel. “En moda, cada diseñador tiene su propias líneas, colores y materiales claves,” continúa Leterrier. “A Chanel se lo reconoce de manera instantánea. Lo que Karl Lagerfeld hizo adaptando el estilo de Chanel hacia el futuro, yo lo hice hacia atrás. Fui hacia atrás en el tiempo, diseñando los primeros modelos que Chanel quizás hubiera creado y que hubieran podido modelar su estilo. El estilo de Chanel es distintivo en su corte, la flexibilidad con la cuelga la tela y la perfecta simplicidad de su terminación. Los trajes diseñados para la película tenían que estar a la altura de los estándares de la Alta Costura.”
Leterrier instaló un taller temporario para la película, con aprendices de modistas y voces líderes que trabajaron full-time para crear el extenso vestuario que demandaba el film. “Para las escenas donde hay mucho extras –el baile, el hipódromo, etc- hicimos, además de los trajes, casi 800 sombreros diferentes, creados por dos grandes sombrereros como son Stephen Jones y Pippa Cleator. Antes de que hiciera vestidos, Chanel era una exitosa realizadora de sombreros, y los suyos eran más arquitectónicos y menos pretenciosos de los que se usaban en esa época. Ella se reía de los sombreros con muchos adornos que usaban algunas mujeres: ‘¡Con eso en la cabeza, cómo pueden pensar!’”
Un desafío particular era integrar los looks más contemporáneos en la era en que Coco Chanel los introdujo. “La dificultad para mí era contrastar la elegancia del estilo simple y fluido de Chanel con la moda en el 1900,” explicó Leterrier. “Quería mantener esa belleza, con las blusas que resaltaban el busto, los ribetes, los lazos, flecos y adornos, mostrando su lado excesivo, ostentoso y formal, de manera que yo pudiera contrastarlo con las líneas puras y elegantes de Chanel.”
Para la escena final del desfile en la pasarela, Leterrier eligió modelos auténticos y joyas de distintos períodos del Conservatorio de Chanel. “La colaboración de [la Maison] Chanel fue indispensable para nosotros, particularmente para la secuencia final donde era impensable no tener vestidos del Conservatorio de Chanel. Me reuní con Karl Lagerfeld muchas veces, le mostramos los bocetos que Catherine Leterrier estaba realizando.”

ACCESORIOS
En cuanto a los accesorios, la diseñadora de vestuario realizó una búsqueda del tesoro. “Busqué trenzas de algodón, cintas de seda, botones y otros accesorios de la época en mercados de pulgas y casas de antigüedades,” recordó. “Hasta encontré en el Louvre des Antiquaires, un collar de platino y diamantes que perteneció a Mademoiselle Chanel. En el film, esta magnífica pieza adorna en agraciado cuello de Autrey Tautou, en la escena del restaurant donde aparece con un vestido de noche con lentejuelas negras. Audrey demostró gran interés en el vestuario, y durante las sesiones de prueba la vi concentrarse y de repente metamorfosearse en Coco Chanel.”
Leterrier también se deleitó integrando elementos de Chanel en el vestuario masculino. “Para la vestimenta de Balsan, introduje el tweed, que otro de las claves de Chanel, y para su traje de vestir recurrí a Bianchini-Ferier, en Lión, para que copiara una tela de seda con un viejo diseño de Raoul Dufy con caballos, que yo había recolorado.”
“Mi equipo completo, desde los líderes hasta los aprendices estaban muy motivados e increíblemente inspirados por estar realizando el vestuario para Coco Chanel. Era como hacer Molière si sos actor, para nosotros Chanel es legendaria!”

FOTOGRAFÍA
Para filmar la película, Fontaine eligió a Christophe Beaucarne, quién estuvo detrás de la cámara en el film Paris, dirigido por Cédric Klapisch. Christophe Beaucarne es un director de fotografía que está a la altura de cualquier desafío. Tiene una asombrosa combinación de inteligencia y humor.”
Fontaine colaboró con Beaucarne para que siempre se reflejara el punto de vista de Chanel en la fotografía. “La película debía ser igual que el personaje de Coco Chanel. Ella era una mujer joven que nunca se quedaba quiera. La filmación tenía que tener pulso y la cámara requería una cierta sensualidad y movimiento. A menudo utilizamos un sostener manual de cámara para filmar. Christophe Beaucarne es un cameraman con gran destreza y muy adaptable. La apertura e integridad con la que se acercó a la película me ayudó mucho,” relató Fontaine.
La directora y el director de fotografía decidieron filmar con dos cámaras para mantener el ritmo y la velocidad y otorgarle a las escenas una cierta modernidad. “La idea acompañar siempre a Chanel en su evolución y seguir su aventura interna, su historia de amor. La película está casi toda filmada desde su lugar, excepto tres o cuatro secuencias ligadas a sus sentimientos,” dijo Beaucarne, agregando que “con Anne, rechazamos atenernos al lado complaciente y contemplativo de las películas de época; no hay persistentes movimientos descriptivos con grúas, resaltando la grandeza del set con campesinos en carros con caballos y millones de extras! El lujo de la película es precisamente no hacer gala de los recursos. En la escena de la carrera en el hipódromo, por ejemplo, hay 300 extras en pantalla, pero no hay escenas descriptivas extensas. Lo principal era retratar la atmósfera de las carreras en esos días. Estaban llenas de gente porque era uno de esos lugares donde tenías que ser visto.”
Beaucarne eligió filmar las escenas en Royallieu a la luz del día para acentuar el reflejo del castillo. “Aunque ella nació en el campo, Coco fue encerrada en un orfanato a una edad muy temprana,” describió Beaucarne. “Luego vivió en el piso de arriba de su madrina y en un cabaret lleno de humo, y de repente, en el castillo ella descubrió las maravillas de la naturaleza. Intenté transcribir mediante el enfoque y la luz, el sentido de liberación que Chanel debió haber…luego de la dureza de Aubazine, donde utilizamos mucho blanco y negro, queríamos un poco de sol, marcos más abiertos y una atmósfera más festiva que hiciera honor a la personalidad de Balsan. Para este costado más brillante y sentido, con el diseñador de sets Olivier Radot, teníamos a The Great Gatsby en mente como una referencia distante.”
Beaucarne también recuerda con gusto reinterpretar las icónicas fotografías que Cecil Beaton le tomó a Chanel, “como la de Chanel en su taller, por ejemplo. En la secuencia final sobre la escalera de la Maison Chanel en la Rue Cambon, la luz que representé juega con una luz residual para dar un efecto elíptico a la escena. Lo importante ahí era sugerir una mirada intimista en Chanel.”
Beaucame confesó estar inspirado por la extrema cualidad fotogénica de Audrey Tautou. “Jugué con el contraste entre la luz de su piel y la oscuridad de sus ojos y su cabello,” reflexiona. “Sus ojos se roban el show… Evité poner luz directa sobre ella para enfatizar un lado suave pero con cierto contraste, un fino toque que también me permitiera obtener los contornos que necesitaba para el vestuario y los materiales. Audrey se identificó plenamente con su personaje, comprendió el espíritu firme y determinado de Chanel. Fue una delicia filmar con ella, y además de ser hermosas, Audrey le presta mucha atención a la técnica. Su variación de gestos y movimientos en su actuación son extremadamente precisos.”

LA MÚSICA
El elemento final –la música- cayó en manos del compositor nominado al Oscar Alexandre Desplat, quien ha creado la música de más de 60 películas. Como en los aspectos físicos de la producción, Fontaine y Desplat colaboraron para representar a la mismísima Chanel en la música. “Creo que Coco Chanel tenía un par de ojos que fueron muy particulares en la vida real, y lo mismo ocurre con Audrey Tautou,” comenta Desplat. “Ambos tienen la misma intensidad y gravedad. Ella no está sólo mirando. Está escrutinando y mirando realmente de manera intensa. Está captando un detalle, un color, una figura que se convierte en algo propio una vez que atraviesa su filtro. Entonces creo que eso es lo más importante que intenté lograr con mi tarea: siempre mantener la intensidad del personaje, no sólo la parte divertida. Ella tenía mucho coraje y un gran deseo de cambiar las cosas. Y eso es algo que me gusta mucho –cuando los artistas muestran una manera, una manera diferente, otra manera, no sólo seguir el cauce del río. Mi música debía perseguir eso.”
El efecto final, espera Fontaine, es una completa interpretación de una joven mujer en la cúspide de inventarse a ella misma. “Lo que particularmente me interesaba era ver a Coco construir su destino frente a nuestros ojos, inventarse en el transcurso,” dijo la directora. “Nada fue programado para ella, ella no persiguió una carrera para alcanzar el éxito; ella se inventó. Ella no tenía la ambición ni las herramientas para conformar al mundo de la burguesía –sus puertas estaban cerradas para ella- entonces llamó la atención sobre sí misma para comenzar al límite de la provocación. Ella no quería cumplir con este mundo, sino adaptarlo a su propia personalidad. Además, le gustaba tomar riesgos. Me gustó mucho la idea de que era clandestina cuando comenzó su viaje por el mundo. Cuando llega a Royallieu, Balsan le prohíbe salir de su dormitorio. Forjó su emblemática figura a partir de los secretos de sus orígenes; ella siempre embelleció la historia de su infancia.”

Fuente: Warner Bros. La traducción es mía.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails