miércoles, 9 de septiembre de 2009

Fashion's Night Out - 10 de Septiembre 2009

Mañana se celebra en las principales ciudades del mundo -¿Argentina se quedó afuera?- la primera edición del evento Fashion's Night Out.
¿En qué consiste?
Impulsado por la revista Vogue, Fashion's Night Out se trata de todo un día dedicado 100% a las compras, con ofertas especiales y muchas sorpresas de las principales casas de moda.
Según le dijo Anna Wintour a WWD.com, el evento puede verse como una campaña para contrarrestar los efectos de la recesión. Los engranajes del headquater de Vogue, ubicado en Times Square, están preparados para que la convocatoria sea un éxito sin precedentes. “La negatividad se encontraba a tal nivel que creí que sería necesario hacer algo que fuera bueno y positivo para la industria, algo que reúna a la industria, y hablarles a todos nuestros lectores y los consumidores en general, acerca de que la moda sea divertida de nuevo," dijo Wintour. Más de 700 locales en todo New York se han hecho eco de la iniciativa, mientras que son 13 los países del mundo que se preparan para sus propias versiones del primer Fashion's Night Out: EE.UU., Inglaterra, Brasil, España, Japón, Rusia, Italia, Francia, Taiwán, Alemania, India, Grecia y China.
Para Anna Wintour, el objetivo es simple: "Queremos que la gente vaya a los locales. Queremos que se entusiasmen con la moda. Es una noche de jueves, y esperamos que tenga un efecto boomerang durante todo el fin de semana y durante la Semana de la Moda."
El diario inglés Times Online le preguntó a las principales editoras del mundo de la revista Vogue, qué esperan y qué buscarán en esta noche de compras. Veamos qué contestaron:
Franca Sozzani, Vogue Italia
Yo adoro soñar y reflexionar sobre qué buscar y comprar. El precepto principal de mi vida como compradora es que no busco seguir la moda en sí, sino que voy en busca de un estilo. Y mi concepto de estilo no es una forma singular y única de vestir, sino una mezcla ecléctica que tiene que ser precisa y bien definida. Por ejemplo, durante el día, me gusta usar zapatos planos, chaquetas entalladas, pantalones masculinos y camisas, incluso las de hombre. Por la noche, en cambio, prefiero elegantes vestidos bordados, y joyas antiguas con zapatos de taco alto. Creo que el estilo no debe ser sólo en relación con la moda, sino a un estilo de vida. Yo, por ejemplo, adoro las tiendas de antigüedades o los libros de arte. Me gusta mucho la fotografía en blanco y negro y comprar para mi hijo.
Alexandra Shulman, Vogue UK
Lo que me gusta de comprar es que cumple muchas funciones diferentes. La adquisición de algo es una parte muy pequeña de la experiencia. Es la emoción de la posibilidad la parte más agradable, la idea de que podemos encontrar un tesoro. Mi compra más agradable es ad hoc. Es caminar por la calle y detectar algo en la ventana de una tienda que me atrae "sólo para echar un vistazo", y luego resulta en una compra de algo que para mí tiene un placer enorme. Londres es mi ciudad favorita para comprar, porque hay tantos tipos diferentes de tiendas, los mercados, los grandes almacenes, las tiendas, las grandes tiendas de diseño y nuestro increíble High Street. Me gusta ir de compras de forma espontánea, en mi experiencia en la actividad ir por algo específico es normalmente un desastre. El pánico de tratar de encontrar el traje perfecto para una ocasión especial es algo que debe evitarse a toda costa. Cuando veas algo que realmente adoras, agárralo.
La edición especial del diario Women's Wear Daily dedicado al Fashion's Night Out

Anna Wintour, Vogue US
La primera vez que mencioné el Fashion's Night Out a mi amiga Vera Wang, una diseñadora de moda de Nueva York, ella me miró raro. Si bien su negocio, como todo el mundo, tuvo que sobrellevar la recesión, Vera siempre bromea que tiene una facilidad para abrir una tienda justo antes de que algún nuevo cataclismo global nos golpeé, que nunca había pasado por su cabeza, ninguna vez, que iba a dejar de comprar. "Anna", me dijo riéndose: "Compraba, compro, y voy a seguir comprando!" Para Vera, salir a comprar es mucho más que un acto de adquisición. Es uno de auto-invención y de auto-poder (self-empowerment), no importa cuán pequeña y barata sea su compra. Es la actitud de Vera que voy a tener en cuenta cuando haga las rondas el 10 de septiembre.
Primero voy a ir a Macy's en Queens, y luego a Manhattan, donde voy a pasar por Ralph Lauren, y la tienda de Oscar de la Renta, quien prometió cantar. Luego, iré a Intermix para ver a Sienna Miller, y a Barneys, Bergdorf Goodman, Dior, Saks Fifth Avenue (donde habrá un tienda pop-up de William Rast), y a Sean John, terminaré en la fiesta del Meatpacking District organizada por Theory y Diane von Furstenberg. ¿Qué estoy buscando? Algo rojo, unas botas nuevas, y algún tipo de piel salvaje. No es mucho, ¿pero no es ese el punto de comprar en estos días (y como probablemente siempre debiera haber sido)? Uno no necesita mucho, sólo algo que adorará y que realmente significará algo.

Carine Roitfeld, Vogue Francia
Lo más importante para mí de la ropa es que cuando la compre me quede perfecta. Llevo casi toda mi ropa nueva al costurero, quien pasa mucho tiempo tratando de asegurarse de que me quede bien, como si estuvieran completamente hechos a medida. Casi todo lo que compro es clásico, piezas atemporales, como polleras lápiz hasta la rodilla, que trato de comprar cada temporada y nunca me canso de ellas. Pero también soy una verdadera adicta a la moda y cada temporada me enamoro con algunas excéntricas y fuertes piezas de diseño, en las que sólo pienso que tengo que conseguirlas. Esas piezas fuertes y salvajes complementan mi ropa más clásica.
Por último, tengo que decir que la emoción de enamorarse de una prenda de vestir, de correr a la tienda, con la esperanza de que esté disponible, probártela y salir de la tienda con un paquete de precioso, sigue siendo un verdadero placer, ¡y hasta puede aliviar un dolor de cabeza!

Yolanda Sacristán, Vogue España
Me gusta ir de compras sola. Me encanta ir a las tiendas, tocar todo, probarme todo, imaginar cómo se pueden mezclar y combinar las cosas, o cuándo puedo usar un determinado look. Me gusta mirar antes de decidirme a comprar, y saber que tengo el atuendo correcto para ir a la oficina o a un cóctel. A veces encontrar el tiempo para salir a comprar es complicado, y es ahí cuando una simple lista viene muy bien: dónde encontrar un abrigo YSL, un par de zapatos Louboutin, algo de Cavalli ... y la lista continúa.
Angelica Cheung, Vogue China
Cuando yo estaba creciendo en Pekín y la única elección de ropa era un traje Mao, azul, gris o verde, ni con la imaginación salvaje hubiera pensado que tres décadas después habría en la ciudad boutiques de todo el mundo. La manera china de compras es diferente a la del mundo occidental. Los shoppings llevan la batuta aquí.
Mi estilo personal se inclina hacia los clásicos y sencillos vestidos de una pieza, y las chaquetas en color negro o blanco. Me inclino a favor de Chanel, Prada y Lanvin, pero los diseñadores chinos como Shiatzy Chen, Qiu Hao y Zou You son geniales capturando la silueta moderna de la mujer trabajadora.
La nueva generación se combina los estilos europeos y chinos.


Priya Tanna, Vogue India

Para mí, ir de compras es una terapia: calma mi espíritu. En un día estresante en Vogue, me escapo a Neemrana en el almuerzo y compro un caftán bordado a mano. O dos.
Nunca tuve remordimientos por haber comprado algo. El truco está en conocer muy bien tu cuerpo, saber qué es lo que funciona, gastar sólo lo que se puede pagar, y comprar sólo lo que amas. Hace un año, vi un hermoso abrigo de lentejuelas de Abraham & Thakore y tenía que tenerlo. Todavía no lo usé. Pero yo sé que el tiempo perfecto vendrá.
Christiane Arp, Vogue Alemania
Para mí, ir de compras se trata de tomar un tiempo precioso para mí.
Yo vivo en Munich, pero Berlín es mi primer puerto de escala para las compras. En los grandes almacenes, como Quartier 206, podés descubrir muchas cosas nuevas bajo un mismo techo.
Las compras online no son una opción para mí. En mi opinión, ir de compras no se trata simplemente de gastar dinero, se trata de estar inspirado. Debido a la suave, sedosa sensación de deslizar los dedos sobre una tela hermosa que nos convierte en verdaderos adictos a las compras.

Mitsuko Watanabe, Vogue Japón
Me inspiro en las ventanas y observando a la gente, capturando la atmósfera de los tiempos y las tendencias reales en las calles, descubriendo los tesoros de la moda y la belleza exquisita - mis compras a menudo implican una combinación de distintos objetivos.
Creo que Omotesando en Tokio es el crisol definitivo de diversos estilos y experimentos de la moda que puede concebirse hoy en día. Un paseo entre las señoras clásicas de las avenidas de moda y la cultura de vanguardia de la juventud te sorprenderá.
Elena Makri, Vogue Grecia
Me temo que la crisis económica ha generado ansiedad en esta experiencia de compra. Cada vez es más difícil para una mujer mantenerse al día con todas las nuevas tendencias y los ítems que son un "must have". Según mi experiencia, creo que es mucho más gratificante destacar lo mejor de una colección, aquellas prendas que pasarán la prueba del tiempo. Un estilo personal resalta mejor con la combinación de diferentes piezas en lugar de copiar los looks de la pasarela. Ahora con la crisis, es también una necesidad. Por mi parte, ya estoy disfrutando.

Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails