martes, 15 de julio de 2014

Schiaparelli/ Colección Alta Costura Otoño-Invierno 2014 - París Fashion Week


-El review de Suzy Menkes para Vogue.co.uk

Fue en contra de todas las reglas: enormes hombros de figuras frágiles; mangas abullonadas de zorro o sable; estampas de mansas criaturas como polillas, ratas y ardillas; y colores descentrados en vestidos de seda que se deslizan, con un toque de terciopelo rosa impactante.

Esto fue Elsa Schiaparelli revitalizado por Marco Zanini - una revisión de la mujer de los años Treinta/Cuarenta, desde un punto de vista feminista. Era creíble, sorprendente, a veces encantador y un gran paso hacia adelante de los botines animal print planos en su debut de la temporada pasada.

"Es mi visión personal del chic parisino", dijo Zanini, explicando su visión del ojo sofisticado de "Schiap" y su deseo de alentar a las mujeres a mostrar su individualidad.

Todo eso funcionó bien para la noche, que parece ser el punto fuerte de Zanini. Un vestido de satén cayendo como líquido sobre el cuerpo en una mezcla de hortensias de color rosa y gris ratón, o una vestido de noche corte al bies con ardillas correteando por la superficie, fueron encantadores. Agreguemos los sombreros funkies y originales del sombrerero Stephen Jones, y grandes bolsas peludas, un candado Schiap enterrado en el visón o sable.

¿Puede ser la extravagancia una ganadora? El problema fue con la ropa de día, donde los hombros gigantes de repente se volvieron setentas y se tragaron el corte fino, o parecían una dramática drag-queen, como en un abrigo que barre el piso con una "ES" gigante bordada en el hombro.

La primera fila, animando a Zanini, incluido Azzedine Alaia, Inés de la Fressange con su hija Violette, y Diego Della Valle, que está detrás de la reactivación de Schiap.
Lo que estuvo perfectamente logrado fue el perfume de la alta costura y el sentido de lo que pueden crear los mejores dedos ágiles de París: exquisitos bordados plateados de Lesage; joyas intrigantes de Maison Gripoix; delicadas plumas de Lemarié.
Los detalles fueron más eficaces que la suma de las partes. Pero el desfile se sintió fresco, peculiar e interesante.

[Aclaración: posteo la crítica de Suzy Menkes porque creo que es una de las mejores periodistas de moda del mundo; para aprender. La traducción es mía, si quieren verlo en idioma original: acá]



Fotos Pascal Le Segretain/Getty Images Europe.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails