jueves, 10 de julio de 2014

Dior/ Colección Alta Costura Otoño-Invierno 2014/2015 - Paris Fashion Week - 1ª Parte


-La interpretación de la propia casa Dior acerca de la colección alta costura de Raf Simons:

Se veía en todo el mundo como si una nave espacial hubiera aterrizado ayer en los jardines del Museo Rodin, en París. Una nave espacial futurista Dior cuyas paredes estaban cubiertas de orquídeas blancas que se reflejaban hasta el infinito. Los invitados que se embarcaron en esta ronda espacial -que irradiaban una luz casi fantástica, se dejaron llevar por los looks soñados por Raf Simons en un verdadero viaje en el tiempo, a través de siglos de elegancia ambas del pasado y del futuro. Fue una odisea marcada por ocho paradas, en las cuales ocho grupos de mujeres nos guían.

¿El primer curso de esta odisea? El siglo XVIII, tan querido por Christian Dior, y del que Raf Simons entregó una visión muy contemporánea. Vestidos pannier revisitados y aligerados con enaguas de tul aireadas. Los colores pastel, crema, verde celadón, rosa pálido, los cuales, debido a su delicadeza, aparecían casi blanco. A medidas que las modelos vagaban por la pasarela, y sus manos se deslizaban con indiferencia en los bolsillos de estos vestidos de la corte 2.0, el esplendor de Versalles engrana con un sentido relajado de la pureza.

Dando un salto de años luz, hemos sido de repente proyectados directamente hacia el siglo XXI, entre el pasado, el presente y el futuro cercano. En la nave espacial de Dior los trajes cuentan con detalles técnicos. Apuntalar el pasado con trajes piloto de tafeta con cremallera y bordados, ¿son estas mujeres de alta costura cosmonautas o elegantes damas vestidas para la noche?

Guiadas por su caminar confiado, seguimos otros grupo a los primeros años del siglo XX. En sus largos abrigos de estilo eduardiano de cachemira o de piel, que prácticamente barren el piso, también exploran nuevos colores de horizontes: los suaves pasteles han otorgado una manera de limpiar colores y, al ritmo de sus pasos, como una tela oscura de antorchas se abre, las piernas de los pantalones aparecen en destellos de fucsia, verde esmeralda y rojo brillante.

Y el viaje continua, explorando las eras con audacia y ligereza: transformado bodices de la corte en minifaldas alta costura, a su lado un espléndido justaucorps de un marqués del siglo XVIII que se convierte en sacos de noche, llevados simplemente con pantalones negros; el allure garçonne de la década de 1920, reinterpretado en vestidos con flecos y bordados... Y por supuesto la chaqueta Bar, cuya icónica arquitectura Raf Simons revisitó jugando con los volúmenes del cuello. Por turnos sacones, chaquetas o vestidos, sus variaciones parecen haber surgido de un viaje a través del tiempo, a partir de la reunión entre la casa del pasado de Dior y la visión moderna de su director creativo.



-Extracto del review de Nicole Phelps para Style.com

(...)
[Raf Simons] se encontró pensando sobre la fascinación de Christian Dior con la Belle Époque y se preguntó, "Si yo hubiera estado [trabajando] en ese momento, cual sería mi interés, conceptualmente o técnicamente o arquitectónicamente? ¿Por qué cosa hubiera estado entusiasmado?"

(…)
La verdadera proeza de Simons fue cuán moderno pareció todo a pesar de la historicidad. Lo consiguió a través de la ligereza. Tenés la sensación de que la seda jacquard de los vestidos del siglo XVIII era tan ingrávida como los trajes de tela de paracaídas. Hubo relativamente pocos adornos en los vestidos; los materiales con brillos suntuosos y las formas voluptuosas fueron la historia. Los vestidos flapper, por su parte, no estaban goteando con pesadas perlas sino con flecos de resina de alta tecnología.

La otra cosa que mantiene a Simons adelante es su afirmación de que la alta costura no necesita ser para las ocasiones especiales. El verdadero lujo es gastar cinco o seis cifras, y usar algo no una vez o dos veces, sino incorporarlo en el guardarropas diario. Barridos, abrigos de línea larga (eduardianos) y la familiar chaqueta Bar (1950s), se hizo no familiar con cuellos exagerados, se mostrarán tentadoras para los clientes. Chaquetones exquisitamente detallados y chaquetas cortas (en lana, terciopelo, hasta astracán) fueron igualmente creíbles como de uso diario, combinados con tejidos de punto y pantalones clásicos. Si los vestidos del final -externamente simples, aunque, de hecho, bastante complejos -no llegaron a despegar, fue sólo por el poder de lo ocurrió antes.






Fotos Pascal Le Segretain/Getty Images Europe; Style.com

Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails