martes, 5 de julio de 2011

Christian Dior Alta Costura Otoño-Invierno 2012/ Paris Fashion Week

Los críticos especializados en moda notaron (y así lo hicieron sentir) la ausencia de John Galliano al frente de la colección Christian Dior Alta Costura Invierno 2011/2012, presentada ayer en el Museo Rodin. 
"So, once again, what happens next?", culmina su reseña en Style.com, Tim Blanks, uno de los periodistas más respetados de la industria. "Ante la evidencia del primer show de Dior alta costura sin John Galliano, lo que pasa es un esfuerzo mal calculado por impresionar la huella digital de un alien con una estética que, para bien o para mal, es una de las más claramente definidas de la industria de la moda", señala Blanks. "Hubo una chaqueta Bar o dos... reconociendo el legado de Dior, pero la sensación predominante fue que un demonio, largamente contenido, había sido liberado, y la mujer Dior había sido repentinamente poseída por una muñeca disco (...)", sentenció el crítico.

Por su parte, el influyente diario Women's Wear Daily rescata el esfuerzo de los encargados de firmar la colección, Bill Gayteen -colaborador de Galliano desde su llegada a Dior en 1999-, y Susana Venegas, pero asegura que el carácter de interino en la alta costura está lejos de ser un punto a favor:

"El corazón de uno tiene que estar del lado del director de estudio Bill Gaytten y su primera asistente Susana Venegas, quienes hicieron una reverencia luego del desfile. Mientras que la aparición al final fue de alguna manera una sorpresa, se rumoreaba que Gaytten, -quien la semana pasada sucedió a John Galliano en la casa Galliano-, tenía la posibilidad de asumir también el timón creativo de Dior. Si un germen de verdad existió alguna vez allí, este desfile es probable que lo haya aplastado. Y tal vez injustamente. Esto no se trató de un diseñador de-la-casa o compañeros en el diseño intentando-hacer la reinvención. Por el contrario, envió un telegrama de estado interino, y en la alta costura, el carácter interino no funciona," afirma WWD.com

Luego concluye: "Alguna vez tan llena de encanto, la era de Galliano en Dior ha terminado. Es hora de comenzar de nuevo, lo que no puede suceder hasta que un diseñador sea investido con el poder para trazar su propio curso en la casa de pisos, así como lo hizo Galliano en ese entonces. La primavera 2012 del ready-to-wear está a la vuelta de la esquina."

Otra muestra del pulgar abajo la encontramos en la nota de la temible y excelente periodista Cathy Horyn del New York Times, quien comenzó su review:

“Las cosas deben andar muy extrañas estos días en la Casa Dior, a juzgar por el desfile de alta costura que vimos (…). Todo tipo de vibraciones extrañas junto con la falta de liderazgo en el diseño, tienen una forma de salir a la superficie en la ropa. Una pasarela es como un sofá ajustado; las cosas simplemente salen", señala Horyn.

"Por alguna razón, tuve la idea de que esta colección sería un acuerdo interno hasta que Dior pueda contratar un sucesor de John Galliano", continúa Horyn en su nota. "No tener un desfile habría sido impensable, porque la maquinaria Dior tiene otros productos, como la joyería fina, para seguir promoviendo, y el alboroto de un espectáculo de alta costura, pequeño o no, es una buena manera de mantener a la gente distraída por lo menos un poco interesada."

Si bien desde la gateras mediáticas y más fieles a Galliano, la colección no encontró buenas vibraciones, del lado de los compradores -quizá lo que verdaderamente importa-, la historia es diferente porque según informa Reuters quedaron satisfechos. "Fue hermoso, los vestidos largos eran magníficos", dijo Bernadette Chirac, esposa del ex presidente francés Jacques Chirac y figura fija en los desfile de alta costura de París.
“Me encantaron los vestidos largos de colores", dijo Ekaterina Kormich, una modelo rusa y compradora de alta costura.
"No creo que se haya perdido el toque Dior en absoluto", dijo Stephanie Kauffman, también compradora de alta costura, de Nueva York.

Del lado del periodismo también tenemos la opinión de la carismática editora de modas de Vogue Japón: "Extraño tanto a John Galliano", dijo Anna Dello Rosso. "Esto está cerca del mercado, pero ahora extraño las ideas fuertes."

Consultado acerca del reemplazo definitivo de Galliano, el CEO de Dior Sydney Toledano comentó luego del show: "Estamos tomándonos nuestro tiempo, queremos encontrar una solución a largo plazo... Todas las opciones siguen abiertas."
Fotos: Francois Guillot/Agence France-Presse — Getty Images 
Pascal Le Segretain/Getty Images Europe
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails