lunes, 7 de marzo de 2011

El discurso de Sidney Toledano, CEO de Dior, previo al desfile Christian Dior - París Fashion Week Otoño 2011

 Viernes 4 de marzo, París. El CEO de Christian Dior Couture, Sidney Toledano, lee su discurso en el set del Museo Rodin.

Al final llegó el día. Paradójicamente, sería su última colección, sin embargo hacia el final, él no saldría a saludar. Galliano ya no aparecería luego de que su última modelo abandonara la pasarela de Dior. Y es sabido que cuando se apagan las luces, el momento Galliano podría ser quizá el más comentado del día durante la Semana de la Moda de París. Su pose, su particular caminar, su misteriosa mirada eran siempre un momento para el recuerdo.
El viernes 4 de marzo mientras puertas afuera del Museo Rodin una cantidad no habitual de público y (de policía) esperaba por más datos para el cotilleo, en el jardín del museo, Sidney Toledano, presidente y CEO de Christian Dior Couture se anticipaba a la presentación de la colección Ready-to-Wear Invierno 2011 para ofrecer un discurso en el cual resumió los sucesos que involucraron la casa Dior y que terminaron con la despedida de su director creativo John Galliano, luego de 14 años de trabajo.
Parado en medio de la pasarela, Toledano leyó el discurso ante más de 1000 invitados, con el cual desprendió a Dior de los indeseables epítetos antisemitas del ahora ex diseñador de Dior Galliano –a quien no mencionó por su nombre-, y remarcó los valores que hicieron grande a la marca y a su fundador Monsieur Christian Dior, dejando bien claro su pesar por lo ocurrido.

“Desde su fundación por Monsieur Dior, la casa Christian Dior ha vivido una historia extraordinaria y maravillosa, y ha tenido el honor de encarnar la imagen de Francia, y sus valores, en todo el mundo.
Lo que ha ocurrido durante la última semana ha sido una experiencia terrible y dolorosa para todos nosotros.
Ha sido muy doloroso ver el nombre de Dior asociado a las desgraciadas declaraciones atribuidas a su diseñador. Sin importar lo brillante que pueda ser.
Estas declaraciones han profundamente conmocionado y entristecido a todos en la casa Dior, que dan cuerpo y alma a su trabajo, y es particularmente doloroso que procedan de alguien tan admirado por su talento creativo excepcional.
Así que ahora, más que nunca, debemos públicamente comprometernos con los valores de la Casa Dior.
Christian Dior fundó su casa en 1947.
Los valores de Christian Dior son aquellos de la excelencia en todo lo que se comprometió, los de la elegancia y de la artesanía que reflejan su talento único. Su misión no era sólo hacer de sus clientes - de hecho todas las mujeres - más bellas, sino también hacerlas felices, para ayudarlas a sueñar. Él se veía como un mago que puede dar confianza a las mujeres y hacerlas cada vez más femeninas, más sublimes. Creía en la importancia del respeto y en la capacidad de este valor fundamental de no sólo poner de manifiesto la belleza de las mujeres, sino también de sacar lo mejor en todas las personas.
Sus valores, su genio y su legado han contribuido a mejorar la imagen de Francia y la cultura en todo el mundo desde hace más de 60 años.
Los valores que el Señor [Dior] nos enseñó no se han modificado en la actualidad. Estos valores continúan adelante con el grupo maravilloso y diverso de personas que trabajan dentro de la Casa Dior que dedican todo su talento y energía para lograr lo último en artesanía y feminidad, respetando los conocimientos tradicionales y la incorporación de técnicas modernas.
El corazón de la Casa Dior, que late invisible, se compone de sus equipos y estudios, de sus costureras y artesanos, que trabajan duro día tras día, sin contar las horas, y llevando adelante los valores y visiones de Monsieur Dior.
Lo que ahora vamos a ver es el resultado de los esfuerzos extraordinarios, creativos y maravillosos de esta gente leal y trabajadora.”

 Team Dior. Más de 30 personas del equipo de costureras y artesanos de Dior saludaron -visiblemente emocionados-, al terminar el desfile.


A pesar de algunos rumores de boicot en contra de la decision de los ejecutivos de Dior, los nombres más importantes de la prensa especializada, amigos del diseñador y clientas de larga data, estuvieron presentes para apoyar y ponerse de pie cuando el equipo de costureras y artesanos de la Maison salieron a saludar. Desde la jefa de Vogue USA Anna Wintour a la modelo rusa Natalia Vodianova, pasando por el fotógrafo Patrick Demarchelier y Natalie Berdugo, una clienta vestida por Dior, que dijo: “Estoy vestida de Dior y soy judía.”
La tensa apertura del desfile quedó en manos de la joven modelo americana Karlie Kloss, a la mejor manera de los “Tres Mosqueteros”, enfundada en una amplia y larga capa negra, sombrero azul, largas botas por encima de la rodilla y bombachones de terciopelo azul. Un look que bien podría haber sido el de Galliano, en la pasada-final-que-no-fue.

 Karlie Kloss -imagen de Dior-, abrió el show ala inimitable manera Galliano.

Fotos Pascal Le Segretain/Getty Images Europe.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails