sábado, 21 de agosto de 2010

Todo editorial es político - "Water & Oil" de Steven Meisel para Vogue Italia Agosto 2010

Vogue Italia Agosto 2010: Editorial "Water & Oil". Kristen McMenamy by Steven Meisel - Estilismo Karl Templer.


El pasado 20 de abril una plataforma petrolera de la empresa British Petroleum Deepwater Horizon explotó en el Golfo de México, provocando la muerte de 11 trabajadores y el mayor desastre ecológico de los últimos tiempos. Según informó Elpais.com, "la plataforma se hundió dos días después, y el pozo submarino del que extraía el petróleo expulsa al mar desde entonces, según los últimos cálculos, el equivalente a 5.000 barriles de crudo al día". La mancha de petróleo crudo afecta a Louisiana, Mississippi y Alabama, y recientemente ha alcanzado la playas de la Florida.

La inabarcable tragedia sirvió de inspiración para la tapa -y su consiguiente historia de tapa (cover story)-, de la influyente Vogue Italia, edición Agosto 2010. Reacción rápida la del team Sozzani-Meisel, editora-en-jefe de la revista y su fotógrafo icono, respectivamente, que decidieron realizar el editorial "Water & Oil" con la resurgida y enigmática Kristen McMenamy como protagonista. La modelo, de 46 años, aparece recostada en una playa de Los Angeles sobre rocas negras bañada en aceite y escupiendo plumas de animales y demás desperdicios vertidos por los barriles petroleros. Ah! me olvidaba, todo luciendo las últimas creaciones de Lanvin, Alaia, Haider Ackermann, y Prada, entre otros diseñadores de alta moda.

Las repercusiones del editorial no tardaron en aparecer de la mano de la vieja controversia: ¿Arte o falta de tacto? ¿Son imágenes que pueden provocar una ofensa en aquellas personas directamente tocadas por la tragedia o sólo debemos considerarlas desde una mirada artística? Los que no consideramos a la moda -léase colecciones, editoriales, etc-, como un arte, quizá podamos ensayar una respuesta más cercana al hecho de que este editorial-producción intenta representar un aspecto de la tragedia ecológica, a través de una cierta glamorización de las imágenes, aspecto casi imposible de eludir en una publicación de moda.

"El mensaje es ser cuidadoso con la naturaleza," dijo Franca Sozzani, editora en jefe de Vogue Italia. "Simplemente ser más cuidadosos con la naturaleza. (...) Entiendo que pueda ser shockeante ver y mirar de esta manera las imágenes."

Sozzani señaló que las imágenes representan el esfuerzo de la revista por "encontrar una idea que provenga de la vida real. (...) No hay nada político. No hay nada social. Es sólo visual. Damos un mensaje pero de una manera visual."

En este ámbito podemos disentir con Sozzani y también nos sorprende una respuesta tan pretendidamente inocente y simplificadora. Ver sólo el aspecto visual de una imagen, en este caso, todo un editorial tan cargado de (evidente) contenido -social, político, referencial, poético, por señalar sólo algunos-, que refiere de manera directa a un hecho lamentable producto de una (mejor decir varias) negligencia(s) humana(s), es por lo menos omitir que el mensaje visual soporta un contenido político y social, y por qué no incluso subestimar el trabajo de las personas que lo llevaron adelante. Incluido su propio trabajo como directora de la revista.

Parece que las críticas se hicieron sonar incluso desde el prestigioso New York Times del sábado 7 de agosto (no pude encontrar el artículo) que cuestionó el oleoginoso editorial, preguntándose si constituye una reacción a los daños producidos por los vertidos de pretróleo o sólo una inteligente decisión para vender más copias de la revista.
Ante esto la propia Sozzani decidió dar una (contundente) explicación -que traducimos acá abajo-, en el muy buen blog que mantiene desde el sitio de la Vogue.it.

"CÓMO DECIDIR UNA TAPA"

De acuerdo con mi plan original, yo debería haberme ocupado del tema de las tapas de uno de los últimos de estos 21 episodios sobre la vida en Vogue Italia, ya que la tapa es la última decisión a tomar, antes de cerrar la revista. Sin embargo, la atención prestada a la tapa de agosto con la modelo de Kirsten McMenamy envuelta en vestidos negros y cubierta de petróleo, mientras está acostada en una playa que también era negro para simular el desastre ecológico causado por el derrame de petróleo frente a las costas de América, me convenció de que hable de ello ahora. El New York Times, el sábado, discutió ampliamente la portada, preguntándose si se trata de una protesta deliberada contra los daños que la humanidad puede causar a la naturaleza, o una elección inteligente para vender más copias.

Las reacciones de los lectores de inmediato apareció en la página web del New York Times, con miles de respuestas positivas y algunas negativas, lo cual es normal cuando uno se mueve de una manera provocativa. Tratar con temas de actualidad convence a nuestros lectores y la gente aprecia - a pesar de los correspondientes debates y la crítica - que una revista de moda "visualmente" trate con hechos reales.

¿Por qué no? Después de todo, hay películas, espectáculos artísticos, obras de teatro sobre los acontecimientos violentos que nos rodean, ¿por qué una revista debe ser desarraigada de la realidad, dando una imagen estereotipada de un glamour que es un fin en sí mismo? Como he dicho más de una vez, la inspiración puede surgir de cualquier hecho, evento, moda, o de un simple gesto o una mirada, además de películas y personajes.

La belleza de las tapas es que capta la atención de los lectores. Una cubierta debe despertar la curiosidad, el interés, hasta maravillar. Debe sorprender, en cada tema. Nunca se debe ofender a otros, sin embargo. Yo nunca pondría en las tapas escenas de guerra o enfrentamientos entre los señores en el Parlamento que nos deben representar en el Gobierno. Ambos se consideran situaciones trágicas, por diferentes razones. Creo que es importante hablar sobre temas de actualidad, siempre con respeto.

La misma pregunta fue planteada por importantes periódicos extranjeros en lo que respecta a la Edición Negra. ¿Fue una estrategia inteligente para aumentar el número de ejemplares vendidos, cabalgando sobre la ola del éxito de Obama, o de una denuncia adecuada que las modelos negras son mucho menos requeridas? O también, el tema con las imágenes estilo paparazzi, similar a las de la prensa del corazón: una necesidad de decir la verdad, o para aumentar la tirada de ejemplares? Por no hablar de la cirugía plástica.
¿Por qué hablar de algo que todo el mundo hace, pero niega hacerlo? ¿Es una denuncia de una moda que está creando monstruos en el mundo entero, o la conciencia de que esos temas habrían llamado la atención de los lectores en los quioscos? La respuesta es que primero pensamos en el tema, y sólo si el tema es exitoso, entonces vamos a ganar nuevos lectores.

Todos los hechos de los que he hablado están y estaban allí, al alcance de todos. Todo el mundo podía ver y, si realmente era sólo una cuestión de astucia, los podrían haberlo publicado, considerando también el hecho de que las publicaciones semanales tienen la posibilidad de propagar una noticia por adelantado. Pero nosotros fuimos los que lo vieron! Y es por eso que Vogue Italia es diferente de cualquier otra cosa, también en la toma de riesgos y la crítica.

Las tapas son creadas de la siguiente manera. En primer lugar, la sesión de fotos inicial se realiza, la llamada "historia de tapa", es decir, la historia principal, con la que la revista se abre y que siempre es tomada por Steven Meisel. La portada es la imagen que mejor cuenta esa historia en las páginas interiores. Por lo tanto, tendrá el mismo maquillaje, el peinado y la ambientación. Se toma por separado, al final de la sesión de fotos. Debe tener un corte preciso, para contener la hoja de cubierta de Vogue. La cubierta puede ser una sola imagen vertical o una imagen doble, es decir, una imagen horizontal impresa en dos páginas, una de ellas es visible en la cubierta externa, y el otro se dobla y se lo puede abrir desde el interior.

Cuando se imprime la revista, se puede encontrar otras soluciones, como varias páginas -como la Edición Negra- o una doble página que puede desplegarse desde el fondo, como un póster. ¿Y los temas? Puede ser realmente cualquier cosa: desde la belleza de una nueva modelo, a través de una forma nueva e inesperada de vestir, una tendencia que se inició en la calle (como el Grunge), una actriz que se hizo famoso porque participó en una película, o un caso que salió a la luz en las columnas, incluso las columnas de chismes.

Cada vez, es importante encontrar un concepto y creer en él. El glamour, la sofisticación, la excentricidad y la elegancia son los elementos más recurrentes cuando pensamos en las historias. Pero lo inesperado es lo que realmente hace de Vogue Italia, Vogue Italia."

Franca Sozzani.
Publicado: 08/10/2010


Video del backstage de la producción.
Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails