lunes, 19 de mayo de 2014

Louis Vuitton/ Colección Crucero 2014/2015 - Fotos & Video


El lugar elegido para presentar la segunda colección de Nicolas Ghesquière para Louis Vuitton fue el Palacio del Príncipe de Mónaco. La majestuosa residencia es nada menos donde vivió la familia Grimaldi por más de 700 años y es la primera -y última vez, que el lugar es prestado para realizar un desfile de moda, según se encargó de señalar Michael Burke, CEO de Louis Vuitton:
"Una vez en la vida -no se va a volver a repetir. Pestañás, y te lo perdés."
Allí se congregaron todas las chicas Ghesquiére: Jennifer Connelly, Charlotte Gainsbourg, Brit Marling, Adele Exarchopoulos, Zhang Ziyi, y hasta la propia Princesa Charlene, quien entró en el recinto junto al Príncipe Alberto al tiempo que todos se ponían de pie tal como indica el protocolo. Según se pudo confirmar la idea de realizar el desfile en Mónaco fue de la propia Charlene ya que la fecha coincidiría con el vecino Festival de Cine en Cannes y ubicaría los eventos dentro del calendario de la moda global.

Más allá de las cuestiones protocolares y estratégicas, la colección Resort presentada por Ghesquiére fue decididamente joven, colorida y en consonancia con la silueta (al cuerpo pero luego ligera), propuesta en su primera entrega vista en marzo de este año, como por ejemplo las camperas de piel esquilada o cuero que se llevan con vestidos/remeras de jersey.

El primer look fue un top de seda con detalle bordado con el clásico monograma LV llevado con pantalones con piernas ligeramente sueltas (pero no pata de elefante). Otras modelos llevaron trajes compuestos por pantalón y saco estampados, o en rosa y negro totales -mis preferidos.
Las estampas -además de las flores-, representaron cierto universo marítimo con ramas de corales y algas que se vieron en faldas de cuero o jersey a la rodilla bordadas con el dobladillo escalopado y algunas irregulares. También hubo vestidos (amarillo y negro) en una tela que se aproxima al neoprene pero con un poco más de estructura y vuelo; otros en encaje y solapas de cuero. Además, en cuero y pitón flashy las chaquetas y tapados que acompañan. Los colores rosa profundo, rosa bebé, amarillo pastel, naranjas fuertes, azul, rojo y negro, sorprendieron en gran medida.

Las modelos desfilaron sobre una pasarela debajo de la cual pantallas de video proyectaban imágenes del fondo del mar. "Me gusta el espíritu de las chicas caminando sobre agua digital", dijo Ghesquière acerca de las imágenes. Antes de comenzar el desfile hubo imágenes de agua cayendo sobre rocas, todas ellas pertenecientes al artista Ange Leccia, realizadas en Córcega.

El Gran Premio de Formula 1 que tendrá lugar esta semana en las sinuosas calles de Mónaco también tuvo su referencia en la colección con una chaqueta estilo racing car de cuero rojo y vestidos de jersey con estampa de bandera ajedrez. Si hablamos de carteras, la Petit Malle ahora viene en versión con manija de cadena y otra con flecos, y se agrega otra cartera LV que no conocemos todavía su nombre.
"Mi imaginación, o mi imaginería si querés, de Louis Vuitton está bastante asentada en los setentas," le dijo Ghesquière a WWD.com. "Quiero decir, creo que hubo un momento en el cual personas como la madre de Charlotte, Jane Birkin, estaba haciendo sus cosas con este look realmente cool y desprejuiciado con un sentido real de la mezcla de géneros. Al mismo tiempo ella tenía equipaje Louis Vuitton, que era el símbolo de cierta burguesía, y como resultado ella le dio un giro completamente diferente."
"Además es potencialmente muy interesante para las generaciones más jóvenes, aún si las referencias están ancladas en los setentas," continúo el diseñador francés. "Es una forma de decir, 'Mira, esto es accesible, esto es algo con lo que te podés divertir, esto es algo excéntrico y además podés usar un monograma y aún así ser extremadamente cool.'"
"Lo que es interesante es ver que cosas que pueden parecer excéntricas o sorprendentes o quizás hasta feas puedan eventualmente hacer que ciertas mentalidades evolucionen, y de repente puedan convertirse en una marca registrada y luego seguís adelante con otra cosa. No depende de mi de todas maneras decir qué es lo que exactamente constituye el buen gusto o mal gusto", señala Ghesquière. "Me gusta sacudir un poco las cosas y hacerlas trizas. Algunos de los colores aquí fueron muy nuevos para mí y bastante sorprendentes, lo cual me gusta. Abre los ojos y prepara al que ve quizás para lo que vendrá, lo cual puede ser un regreso al todo negro. Así es cómo a menudo funciona."
Las colecciones Resort se han convertido en las más importantes para Louis Vuitton -son las que más tiempo permanecen en los locales, y representan una cantidad de consumidores que va en aumento en regiones con climas calurosos como el sur de Estados Unidos, Brasil, el Medio Este y partes de China. Entre los casi 350 invitados que vieron el desfile el sábado pasado una gran proporción de ellos eran clientes.
"Pueden haber notados que las butacas estaban dispuestas una muy cerca de la otra... No hubo segunda fila, ni tercera fila -todos estaban en la primera fila," dijo el CEO de LV Michael Burke. "Es un poquito el retorno a dónde estábamos en las épocas del comercio con carros, cuando los desfiles eran sólo para los clientes."

El diseñador Nicolas Ghesquière saluda al finalizar el desfile.

-ACTUALIZACIÓN:


Publicar un comentario
Related Posts with Thumbnails